martes, 3 de junio de 2014

BLOG ANDANOMIKS: "El negocio con la Junta: no pagar los créditos"

BLOG ANDANOMIKS
http://www.eleconomista.es/blogs/andanomiks/?p=1037

El negocio con la Junta: no pagar los créditos

Publicado por en Aeronáutica, Industria, Junta de Andalucia.

El caso de la empresa aeronáutica sevillana Elimco, que adujo en 2012 no tener liquidez para afrontar un crédito de 5 millones de fondos europeos del programa Jeremie concedido por la Junta un año antes -pero sí tenía fondos para aprobar el pago de medio millón de euros en dividendos en ese mismo ejercicio 2012 como publicamos el lunes pasado-, no es desgraciadamente algo excepcional. Es algo más habitual de lo que parece.
El negocio de algunas empresas está en pedir dinero a la Administración, dinero público de nuestros impuestos ya venga de Andalucía o de Bruselas, para no devolverlo y obligar a la Junta a convertirse en accionista, en Elimco, con un 25 por ciento, habrá que ver quién ha hecho la valoración. Si no quiere tener que dotarlo a pérdidas, en este caso, en el balance de Idea.
Ahí está esta atribulada agencia, pagando ¡800.000 euros mensuales! por el impago de los avales que le concedió a la quebrada Isofotón. ¿De cuántas empresas más, y por qué cantidades, está respondiendo la Junta? La juez Mercedes Alaya ya investiga la concesión arbitraria de avales por más de 70 millones de euros, veremos qué sale de ello.
Y, otra pregunta: si una empresa aduce no tener fondos para devolver un crédito público pero sí presenta a su consejo un informe que certifica la existencia de liquidez para abonar un dividendo, ¿no existen indicios de delito, quizá de alzamiento de bienes? Es una pregunta que creo lícita hacer, aunque desgraciadamente la consejería de Economía no responde. Tampoco lo hizo con el fichaje inmoral e ilegal de Daniel Ortega como director de Microsoft en Andalucía. Y luego el consejero Sánchez Maldonado, cuando el tema apareció en este diario, tuvo que reconocer al menos que no era ético.
Ahora, la Junta sigue empeñada en la milonga del Instituto Público de Crédito. Andalucía no lo necesita, aunque quizá algunos empresarios sí. Porque con un banco comercial no tendrían esa manga ancha. Si ese instituto nace con los mismos laxos criterios y la misma despreocupación por la gestión del dinero público, mejor no crearlo.