miércoles, 15 de abril de 2015

Si Manuel Chaves fuera japonés...

Las comparecencias de los altos cargos de la Junta de Andalucía que gozan del privilegio del aforamiento ante sus respectivos tribunales son un calco de los pretextos de mal pagador con que los susodichos eludieron en la Comisión de Investigación de los EREs cualquier tipo de responsabilidad respecto a los hechos acaecidos bajo, valga la buscada redundancia, su responsabilidad de gobierno, que es por lo que nunca debemos de olvidar se les pagó y pagará a algunos con sueldos vitalicios como expresidentes del gobierno autónomo.

Sucesiones de "yo no leía los informes", "yo no sabía", "yo confiaba en los subordinados", "la culpa es del de abajo/al lado/ arriba/ el funcionario/ el interventor" acompañadas de la dignidad en la pose de aquel que no se despeina ante el pornográfico espectáculo del esquilmamiento del erario público dedicado a los más vulnerables en beneficio de los cortesanos del Régimen se vienen escuchando y escuchará con la tranquilidad de saber que no pasará nada, ni a nivel popular, de partido e incluso lo mismo a nivel judicial.

Echo en falta el concepto japones de vergüenza y el de honor. No es necesario llegar al extremo del bushido samurai con seppuku incluido, solo con mostrar un mínimo arrepentimiento y humillación en las formas, acompañadas de su desaparición de la política activa sería suficiente. Pero ni los afectados, ni el partido "socialista" que los mantiene aforados siendo complice de su falta de arrepentimiento por el escándalo dan muestras del mas mínimo bochorno.


Aquí un ejemplo de como se pusieron algunos por mucho menos de lo que ha pasado en Andalucía:



Nonomura, elegido para la asamblea de Hyogo en 2011, pide perdón entre sollozos incoherentes y desgarradores. Según el diario The Guardian, el hombre de 47 años trató de explicar cómo usó, en beneficio propio, 25 mil dólares de fondos públicos. Al parecer, se los gastó en 195 viajes, entre los que se contaban 106 a un mismo resort. 

Para quienes no hablan un japonés fluido, estas son las palabras que Nonomura exclama para pedir perdón en la conferencia de prensa:

"Finalmente me convertí en miembro de la asamblea... con el único propósito de cambiar a la sociedad... a Japón... quiero cambiar esta sociedad... he sacrificado mi vida... ¿no lo entienden?"




Aqui se ve a una científica que reconoció haber falseado datos de un estudio... no se que hubiera hecho si bajo su responsabilidad de gobierno se hubieran mangao cientos de millones a los paraos...

Y aquí donmanué Chaves sobrao, digno, sin rubor y con los ojos bien secos, que aquí no ha pasao nada...le ha faltao decir ¡que gilipollas son esos japoneses, con lo feo que se ponen cuando lloran al pedir perdón!¡Veniros a Andalucía que hasta volvemos a ganar las elecciones!