martes, 29 de marzo de 2011

Los últimos días de Griñán .

Las agujas del contador de días hacia su salida de la presidencia del gobierno de la Junta de Andalucía avanzan rápidas e inexorables, como avanza la descomposición de su gobierno por los enrevesados pasillos de San Telmo. Se le ve cansado, con la sonrisa perdida, incapaz de transmitir un sentimiento a los andaluces, ni siquiera ya a sus propios afiliados. Él, que nació y creció entre las manos sedosas de un régimen muerto, ve cómo su futuro es devorado por una realidad que mina uno a uno todos sus desgobiernos. Entre informes que no llegan y Decretos-Ley, le trajeron la ruina a su casa. Y los siervos, sus siervos, se revelaron, algo con lo que ni pensaba ni contaba. Sus trabajadores en la calle abucheando a sus señores y exigiendo la derogación de los decretos.

Las revueltas de palacio derriban gobiernos y monarquías. Y Griñán I, el perdedor, tiene una instalada en los bajos de su palacio. Pero sus nobles le esconden la realidad, lo llevan, como a Max Estrella, a pasear por la calle del Gato, allí donde los espejos devuelven deformes la realidad. Una realidad donde Griñán I, el eterno perdedor, se ve entronado en un sueño donde los andaluces lo aclaman con sus votos el próximo mes de Marzo, donde algunos descabalgan la carroza y lo pasean por la antigua avenida de José Antonio y mientras gritan: ¡Vivan las caenas! Y en ese estado embriagado no escucha el grito de la sibila que le dice: ¡José Antonio, cuídate de los idus de marzo!

Pero el palacio es grande y tiene oídos por todos lados. Hay rasputines frotándose las manos con el negocio de la venta de indulgencias, y otros ven la barca muy cerca para pasarse a la otra orilla con toda su mesnada. Pues hay habitaciones donde conspiran hasta detrás de las cortinas y ya exigen títulos y cargos. Hasta Manolo, el retirado, tuvo que bajar a Andalucía a poner orden en unas filas que no ven ya ganada la batalla. Y empiezan los huecos a verse entre los unos y los otros, no quieren que la derrota manche su inmaculado currículo de nini que se mantuvo - a pesar de todo - entre la alta costura de palacio.

¡Qué líneas te hubiera dedicado el gran Suetonio! Aquellas, tan solo, para recordar que pasaste por el trono sin merecerlo, que fuiste elegido a dedo, que eras una figura interina próxima a caducar. Que estabas solo, tan solo que lo que te rodeaba era como al príncipe Segismundo, el sueño de la vida. Y tu sueño va camino de entrar en los libros de historia por ser el primer candidato socialista que perdió la presidencia de la Junta de Andalucía. Pero todos te recordarán por los ERE, el fondo de los reptiles y por la afrenta a tus trabajadores de los Decretos-Ley y la Ley 1/2010. Así te lo dirán las sombras del infierno y el purgatorio cuando acompañes a Dante Alighieri en la Divina Comedia Andaluza en la subida al palacio de San Telmo.

José Antonio va a quedar como el político de segunda fila, el que se dejó ganar, el que perdió el imperio que nace en Despeñaperros. Él se ve como un taifa inexpugnable, con su Alhambra a orillas del Guadalquivir, con su corte de consejeros adulándolo para repetir en las quinielas. A uno lo mandó a la alcaldía de Sevilla. Y aquí comprobará José Antonio el amor que le tienen los sevillanos hoy a las siglas de su partido. Espadas comparte el mismo destino de su señor Griñán, el ser elegido a dedo para ocupar una silla que no le corresponde por derecho de nacimiento. Y seguirá el mismo camino que su señor Griñán, cuando ambos tengan vidas paralelas y los suyos los señalen con el dedo, pero con ese dedo de los que acusan. Entonces, callarán a tu paso, y nadie te reconocerá, José Antonio, más allá de las ruinas de los muros que fue un día su palacio. Y allí no habrá madre que te diga que no llores...

-------------------------------------------------------------------------------------------

Mientras, en El País miran con distancia el optimismo de los griñanistas:

Griñán, candidato sin duda

El PSOE protege a su líder de los resultados del 22-M

LOURDES LUCIO - Sevilla - 29/03/2011
Pase lo que pase el día 22 de mayo, "está fuera de toda duda la candidatura de José Antonio Griñán" para las elecciones autonómicas de dentro de un año. Así lo cree la presidenta de los socialistas andaluces, Rosa Torres, mientras que, por el contrario, hay miembros destacados de este partido que sostienen que un mal resultado abriría en canal el debate sobre el liderazgo del actual secretario general, que acaba de cumplir un año en el cargo.
      Las elecciones municipales son la primera prueba de fuego de Griñán como líder del PSOE de Andalucía, aunque no lo son desde que sustituyó a Manuel Chaves en la presidencia de la Junta. Apenas dos meses después de su investidura, se celebraron elecciones al Parlamento europeo y la ventaja del PSOE sobre el PP en la comunidad autónoma fue de 8,5 puntos.
      Las expectativas electorales en los comicios locales no son nada favorables para el PSOE, un partido que confía en que los ciudadanos sabrán valorar la gestión de sus alcaldes, frente a la crisis económica y el caso del presunto fraude en los expedientes de regulación de empleo (ERE). Los socialistas gobiernan en 489 de los 771 municipios de la comunidad y sacaron una ventaja de 8,5 puntos al PP en las últimas municipales. Repetir estos resultados es el objetivo. El talón de Aquiles del PSOE desde 1995 son las ocho capitales: salvo en Sevilla en 2003, no ha ganado en ninguna. Gracias a los pactos con IU, mantiene las alcaldías de Jaén y Sevilla. Y lo que ocurra en la capital andaluza la noche electoral del próximo 22 de mayo contribuirá a fijar el nivel de éxito o de derrota de los socialistas.
      La posición oficial del partido, muy atento por si surgen grupos críticos organizados, es que el 22 de mayo se producirá un "magnífico resultado que fortalecerá el liderazgo de Griñán" y "nadie podrá cuestionar nada", dijo Rosa Torres, quien enfatizó: "Griñán no se examina el 22 de mayo".
      La portavoz de la ejecutiva aseguró que mientras los socialistas sólo prometen aquello que pueden cumplir y están preocupados por el día a día, el PP usa el Parlamento como caja de propaganda "con sus palabras sucias".