viernes, 2 de marzo de 2012

EL PAÍS: Un sindicalista señala a un exdiputado del PSOE en la trama de los intrusos


Si es que tanta mugre no la puede tapar ni el mismísimo "Diario Oficial" del Régimen...la desverguenza está saliendo por cada husillo de nuestra querida Andalucía.

La historia habla de peces gordos socialistas que quieren meter por la cara a otro socialista. Todo presunto. Estoy harto de tanto presunto (en portugués, JAMON) con carnét del PSOE. Lo mismo PSOE significa ahora Presuntos Socialistas Obreros Españoles...

El ex diputado socialista Díaz era mano derecha del imputadísimo socialista Guerrero, aquel calificado por otro socialista, Villalobos, como putero, entre otras lindezas. A su vez el socialista Díaz había sido pez gordo de la muy socialista UGT y OH COINCIDENCIA!!! dejó su cargazo para tener otro puestazo en la ¿socialista? FAFFE (de asesor).  FAFFE-UGT-PSOE...un precioso triángulo amoroso a costa de los dineros andaluces.

Luego en la FAFFE se mosquean cuando alguien maleducadamente -señalar con el dedo lo es- les recuerda la cantidad de ugeteros que han entrado allí como si fuera suya...y que ahora son EMPLEADOS PUBLICOS...¿ o empleado subrogado?...¿o subrogado público empleado?...ni ellos lo saben. Esto del cambio de denominación para cachondearse de las leyes me recuerda -salvando las distancias- a como de un plumazo los norteamericanos cambiaron la denominación de "prisionero de guerra" a "combatiente enemigo" para saltarse a la torera todas las convenciones habidas y por haber referida a las leyes de la guerra y poder torturar y putear a cada barbudo sospechoso que pillaron por Irak o Afganistán.

Me imagino una alegoría de la mano derecha del socialista imputado Javier Guerrero e intento imaginar cuantos post-it ha tocado esa mano que regalaba dinero a espuertas a necesitadas crieturitas (palabrabra usada con fruinción por Donmanué Ruiz de Lopera), o cuantos gintonic en copa balón habrá tocado mientras recibía a esos pretendientes del favor de la Junta..., sin entrar en otras polvorientas actividades, parafraseando a Woody Allen cuando alguien le preguntó sobre en que le gustaría reencarnarse...tras las yemas de los dedos de Warren Beatty no es mal sitio ser la mano derecha del señor Guerrero. Y, al parecer, el ex diputado socialista Díaz lo era. ¿Es mucho preguntar el preguntarse qué sabía de las "gestiones" de su Jefe?

Segun la Junta, EN SU CUTRE INVESTIGACIÓN INTERNA (antes encontraríamos al asesino de JFK que algo serío en la citada exculpación-investigación...) al socialista que metieron por la cara en un ERE era una DISCORDANCIA ADMINISTRATIVA.

Vamos a hablar claro: ESTAMOS HASTA LOS HUEVOS DE LAS DISCORDANCIAS ADMINISTRATIVAS QUE BENEFICIAN CON RETIROS MILLONARIOS A APESEBRADOS DEL REGIMEN SOCIATA. Todavía no me consta que le haya tocado una discordancia administrativa a mi vecina con toda su familia en paro malviviendo del trabajo en precario y sumergido. QUE YA TENEMOS PELOS EN LAS AXILAS PARA QUE LOS SOCIATAS NOS CUENTEN MAS CUENTOS.

Por supuesto el exdiputado se considera inocente. Como Urdangarín, pero sin familia de postín al lado: el intermediaba (cobrando, supongo) pero sin mas responsabilidad. Los cinco millones de parados son unos auténticos imbéciles. Con lo fácil que es trabajar intermediando, sin responsabilidades y haciendo el egipcio con los dineros que se obtienen en tal intermediación...si es que les gusta pasar hambre...

Nadie es responsable. ¿No os habeis dado cuenta todavía?

Viera (otro que escucha la palabra ERE y mira)  intentó colocar a Ramón Díaz en la Diputación Permanente del Parlamento pero no coló. ¿Un intento IN EXTREMIS de aforar a alguien que ya ha salido en mas de una declaración en sede judicial?

Buen intento, amigo...



El exdiputado socialista Ramón Díaz, en un momento de esos en los que el que te hace la foto no te hace un favor precisamente...


Un sindicalista señala a un exdiputado del PSOE en la trama de los intrusos

El testigo declara ante la Guardia Civil que Ramón Díaz presionó para incluir a un militante socialista en el ERE de la empresa Anovo Comlink



El presidente del comité de empresa de Anovo Comlink ha acusado al exdiputado socialista Ramón Díaz de presionarle para incluir como intruso al exmilitante del PSOE Manuel Jiménez de Miguel en el ERE de su empresa, pese a conocer que era un trabajador ajeno a la firma. El sindicalista de UGT, de iniciales J. R., declaró como testigo ante la Guardia Civil la semana pasada y acusó a Díaz, hasta hace un mes diputado en el Parlamento andaluz, de llamarle para lograr incluir a Jiménez en el expediente. “Me llamó y le dije que no, que en la póliza no había nada que hacer... y se enfadó conmigo. Me replicó ‘mira que eres cabezón, contigo es imposible”, explicó ayer el sindicalista.
La supuesta conversación se produjo cuando Díaz trabajaba en la Dirección General de Trabajo como mano derecha del principal imputado del caso, Javier Guerrero. Ayer Díaz aseguró que nunca ejerció presiones y que dicha conversación no existió. El exdiputado había sido jefe del sindicalista malagueño, ya que ejerció como secretario general de la Federación del Metal de UGT en Andalucía, hasta que en 2006 se convirtió en asesor de la Faffe [agencia pública de empleo] para trabajar a las órdenes de Guerrero.
A pesar de la negativa del sindicalista para que se incluyera el intruso en el ERE que en 2005 afectó a 183 trabajadores, Jiménez de Miguel logró su objetivo y cobró una póliza ilegal. Cuatro años después, la aseguradora del BBVA que pagó el ERE, subvencionado con 20,8 millones, devolvió a la Consejería de Empleo 43.000 euros que Jiménez de Miguel percibió. Empleo no confirmó ayer si reclamó el dinero a Jiménez o si este ha seguido cobrando una póliza que fuentes del caso estimaron ronda los 150.000 euros. En 2011 la Junta identificó a Jiménez como “una discordancia administrativa” en su investigación interna. Mientras, el sindicalista de UGT aseguró ayer que informó al director general de Trabajo, Daniel Rivera, de que trabajadores de Anovo debían devolver más de 300.000 euros cobrados de manera irregular. Fuentes de Empleo rehusaron confirmar tal extremo.
“El mío era un trabajo de intermediación laboral. No he participado ni he tenido nada que ver con los intrusos”, insistió ayer el exdiputado. Sin embargo, llueve sobre mojado y no es la primera acusación contra Díaz. El comercial de la consultora Vitalia Jesús Bordallo ya le acusó ante la policía de incluir dos intrusos en el ERE de la empresa Saldauto: “Ramón Díaz habló personalmente conmigo solicitándomelo (...) tenía una relación estrecha con Saldauto, sobre todo con uno de sus socios, llamado Fernando (...) La mujer de Fernando, Pepi, fue secretaria de Ramón Díaz en UGT (...) de ahí deduzco su interés por esta empresa y esta póliza”. Uno de estos polizones negó que Díaz le contactara para incluirle en el ERE y luego el exdiputado se querelló contra Bordallo.
El diputado José Antonio Viera se enfrentó a la dirección regional del PSOE para lograr que se incluyera a Díaz en la Diputación Permanente del Parlamento andaluz, pero Viera perdió la batalla y finalmente tampoco figura en las listas para las próximas elecciones.
Mientras, el PP acusó ayer al secretario general del PSOE de Cazalla de la Sierra (Sevilla), Sotero Manuel Martín, de pertenecer a un “segundo nivel” del caso de los ERE. Los populares achacan a Martín, gerente de Turismo Andaluz, haber ostentado cargos en sociedades vinculadas al empresario y exalcalde de Cazalla Ángel Rodríguez de la Borbolla, que recibieron 7,8 millones. Martín matizó que trabajó por cuenta ajena para la firma Cortansa, pero que no fue accionista de ninguna firma beneficiada por el fondo para empresas en crisis.