lunes, 27 de enero de 2014

El PSOE se benefició de los cursos adjudicados por la Junta a UGT-A


Parece que las orejitas del lobo de la financiación ilegal del PSOE-A comienzan a asomarse...


El PSOE se benefició de los cursos adjudicados por la Junta a UGT-A

  • Se dieron ayudas por local para cursillos impartidos en las casas del pueblo socialistas



Los cursos de formación para desempleados, generosamente subvencionados desde antes del estallido de la crisis económica por la Junta de Andalucía, no han sido un mecanismo de financiación exclusivo de UGT. También el PSOE, el partido que lleva al frente del Gobierno andaluz desde los inicios de la autonomía, se ha beneficiado secretamente de estos fondos.

La clave está en las Casas del Pueblo, las sedes socialistas distribuidas por prácticamente todos los municipios andaluces y que en muchos casos son compartidas con el sindicato ugetista, que es quien (con el apoyo del PSOE y la Junta de Andalucía) los ha reconvertido en inopinados centros de formación para impartir los cursos formativos para parados, financiados con fondos públicos.

Hay dos vías de financiación de las que se habría beneficiado indirectamente el partido que dirige Susana Díaz. Por un lado, están las subvenciones otorgadas por la Administración autonómica con cargo a la formación para el empleo, parte de las cuales también se destinan a la adecuación de aulas para impartir los cursillos, lo que permitía rehabilitar parcialmente algunas sedes del PSOE andaluz con cargo a dinero procedente de la Administración.

El 'aulario' y los cursos

Las subvenciones de la Junta cubrían gastos corrientes y obras para el aulario
El PSOE-A ignora qué casas del pueblo comparte con UGT: «Son autónomas»
Por otro lado, ese aulario habilitado en las casas del pueblo posibilita que se endosen parcial o totalmente gastos corrientes de las sedes socialistas a las subvenciones de formación. Y es que, como denunciaron los propios trabajadores despedidos por el sindicato ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), UGT ha venido cargando sistemáticamente a las ayudas públicas los costes derivados del funcionamiento de sus sedes -incluso de aquéllas en las que no se impartían cursos de formación-, pagando desde nóminas de personal de estructura hasta los gastos de limpieza, seguridad o mantenimiento de los aparatos de aire acondicionado con el dinero que debía haberse destinado en exclusiva a la formación de parados.

Hay que recordar también que UGT ha llegado a subcontratar a empresas para que se encarguen de impartir los cursos formativos para desempleados, asignados por la Junta a la organización sindical que encabezan Cándido Méndez a nivel nacional y Carmen Castilla en Andalucía. El caso más pintoresco es el de la sociedad Planificación, Cooperación y Desarrollo (PCD), una empresa tapadera detectada por la Guardia Civil al conseguidor de los ERE falsos, el ex ugetista Juan Lanzas, con la que facturó 7,9 millones de euros en cursos formativos de UGT-A, logrando márgenes de beneficios de hasta un 300%.

Como desveló EL MUNDO el pasado 4 de enero, la empresa de Lanzas también utilizó una Casa del Pueblo del PSOE para impartir uno de los cursos, en concreto el de mantenimiento preventivo en oficios varios que hizo PCD a 22 trabajadores de la Agencia de Medio Ambiente y Agua de la Junta en la sede socialista de la localidad cordobesa de Lucena. La Administración andaluza ha reconocido expresamente que el precio del curso abonado incluía tanto el profesor y los medios materiales como «el local».
Fuentes del PSOE andaluz han explicado a este diario que «la mayoría» de las casas del pueblo es propiedad exclusiva de la organización socialista. Pero ¿cuántas son compartidas con UGT? ¿Y cuáles han sido destinadas a cursos de formación? La dirección andaluza del partido que encabeza Susana Díaz asegura que ignora el dato porque las sedes municipales del PSOE-A tienen una «gestión autónoma» por parte de las agrupaciones locales, que son las que llegan a acuerdos «con otras entidades» como, por ejemplo, UGT.

Los cursos de formación son la gran asignatura pendiente de la Junta de Andalucía en la investigación administrativa abierta a raíz de que EL MUNDO destapara el escándalo de las facturas falsas de UGT. El único expediente examinado por la Consejería de Educación es el del Forman XXI (11,8 millones de euros en total), pero sólo a raíz del escándalo de los 700 maletines de la marca Salvador Bachiller falsificados en Asia, pagados parcialmente con cargo a esa edición de un programa que ha llegado hasta la XXIV.

http://www.elmundo.es/andalucia/2014/01/27/52e597d222601d911e8b4571.html